28 de octubre de 2017

La metáfora del vigía

Sé de muchos que al haber permanecido mucho tiempo en un mismo sitio, se sienten como un pez grande en una pequeña pecera. Yo sé lo que es, a mi forma, yo llegué a ser eso. Un simple pez medianamente grande, en una pecera enana. Pero entonces una se va alejando poco a poco de su hogar primigenio, y entonces el mar aumenta. Pasé de pez a un simple palo, y las aguas me llevaban siempre de uno a otro lado. Fue entonces cuando me desprendí de mi pasado y sin saberlo, me fui mucho más lejos.

Allí, fue cuando tuve verdadera percepción de lo inmenso que es el mar. Allí, pasé de ser un palo a ser el mar. Y el mar, a veces ahogaba y a veces te llevaba a las más esplendidas corrientes de agua, pero siempre era ilusorio e insípido. Entonces, llegó Matt. Y después de Matt, llegaron muchos otros. Llegó Alberto y llegó Nico, y después de Nico todo se sentía vacío y carente de sentidos. Apareció Michael, y después de él vino Olmo. Tras meses de engaños, no tuvo otro que llegar sino Alex. Después de Alex vinieron Gim y Antoine. Y cuando todo estaba ya hueco  y olía a podrido, apareció B. Él supuso el antes y el después del primer punto A. Lo gracioso de todo esto es que al volver a casa, pasé de nuevo por R. Ya no quedaba nada.
Quedaba nada.
Nada.

Tras R. llegó directamente D. y con él, ya no hay miedo de aislamiento ni de vacío social. Sé que lo veré todas las mañanas haciendo su café en la cocina, o liándose un cigarrillo en el salón mientras esperamos a que se termine de hacer la pizza. Con él hay una rutina que, pese a la ambigüedad que supone, me cambia siempre los días. Y entonces un miércoles puede suponer el equivalente a un viernes, y el viernes convertirse en un martes por mal que nos pese. Y le quiero y le echo de menos a la vez, porque a veces las paredes se hacen tan gruesas que no me dejan escucharlo respirar ni latir. Entonces ambos pasamos las noches en vela. Diciéndonos que así, lo realmente importante se queda tras la escena.

13 de julio de 2017

Metáforas de vida

Mi corazón bombea un líquido hidrocarburo antimoral
que se va a la mierda todos los viernes por la noche, y no
vuelve a amanecer hasta bien entrado el jueves. Entonces,
vuelvo a maltratarlo hasta dejarlo tan extenso que
abarca una medida de dos yardas y, media
docena de vacíos que se van llenando a base de
plantas que crecen tan verdes como los árboles
en mis pulmones.

Poco a poco, comienzo a entender las costumbres de Bukowski e incluso
Hemingway, que se van adentrando en mi mente en lenguas que antes
no podía casi pronunciar, y ahora
son la base de mi vida.

***

No quiero decir que sea sencillo dar por sentado
que somos como vasos en blanco, de estos que te llevas al parque
estando en un picnic y son de plástico.
No.
Aquí ha habido noches que las he pasado teñida en blanco,
y otras, que lo más puro han sido finas líneas de colorante
que he visto inhalar a amigos en parques perdidos por Brick Lane.

***

He pasado tantos años de mi vida intentando maximizar cualquier
sentimiento que pudiera caber en este espacio, que ahora, lo
extraño es que vuelva a sentir algo.
Así que me ves vagando por calles que no debería a horas
en la que cualquier chica se asustaría y yo, simple y llanamente,
doy por sentado que es el destino el que viene llamándome, y por ello
he visto la primera obra de Banksy a través de un garito algo acribilllado
y yo, algo o más ciega que los que tenía al lado.

Castle on the hill - Ed Sheeran

25 de mayo de 2017

Más diez puntos de experiencia

He visto caer de frente a muñecos de plata y nieve
con retazos de memorias de hace más de cinco años
clavados en ellos como agujas,
como flechas en la frente que debió de ser manzana,
como garfios en la garganta de un Peter Pan asesinado
a sangre fría,
porque aquí me han exterminado el poco corazón que me quedaba
y se ha evaporado como las nubes esta semana,
entrando un verano que no se quiere ir de mi cintura
para abajo.

Yo ya no sé qué esperar de la vida, así que me dedico
a visitar museos cada viernes, y llorarle a esculturas
en salas vacías.
a tomar el sol hasta que la piel queme,
y mis ojos no soporten la lectura.
a mentirme y decirme: esta copa es la última
y la última en irse de los bares sea yo misma.
Luego me vienen las lamentaciones,
y andar perdida en andenes cogiendo trenes,
dejándome guiar a donde me lleven,
que a esas alturas, cualquier lugar
donde me digan "ven", se camufla en hogar.
Entonces me despierto en camas ajenas,
y tengo que hablar en idiomas que a esas horas
desconozco por completo.

Experience - Ludovico Einaudi

9 de mayo de 2017

Instrucciones de uso

Aquí te dan un ticket regalo la noche de los sábados
diciendo que por cada tres cervezas, obtienes la atención
de diez lobos-busca-presa según vayas entrando en la habitación.

Así que la mayoría de las veces, para llegar a la salida, tienes
que ir sorteando cadáveres de mujeres que se han perdido
en la segunda ronda.

Yo intento mantenerme firme hasta la tercera,
pero una vez sales a respirar el alquitrán, siempre hay
uno que viene disfrazado de oveja, y entonces
y entonces,
y entonces...

Piensas que deberíamos venir con instrucciones de uso,
como la ropa para las lavadoras, que dijeran:

- Nombre (como por ejemplo: Pobre desalmada que va caminando sin aliento por las calles de la ciudad)
65% Oxígeno, 18% Carbono, 10% Hidrógeno, 3% Nitrógeno, 1,5% Calcio, 
- 2,5% Otros (entre los que pueden variar dependiendo de la persona, a saber:

       Los pedazos rotos del cristal que una vez se clavó y no salieron jamás,
       Los trozos de pared que puedan haberse quedado entre las uñas tras haberlas arañado toda la tarde,
       El alcohol que pueda haber ingerido siete horas antes,
       O las drogas (entre ellas cocaína, éxtasis, marihuana o LSD según haya bajado por el barrio)


NO USAR si sigue manteniendo firme la mirada, porque podría desencadenar
una serie de sucesos tales como: salir corriendo, pegarte un puñetazo en la cara, o quedarse estática fumando mientras ve su vida pasar.

- USAR sólo cuando haya bebido lo suficiente para perder el contacto
con eso que llaman realidad, pero que a esas horas, se parece a un carnaval.

En el primer caso:
ACOMPAÑAR A CASA para que no se pierda por el parque que hay en la entrada.

DEJAR EN REPOSO hasta la mañana siguiente.

En el segundo caso:
LAVAR CON AGUA FRÍA TRAS USAR hasta que tirite y no pueda soportarlo más.
Porque solo así se sentirá segura de que su cuerpo sigue entero y duele cada célula
que no querrá que nadie toque jamás.

- DEJAR SECAR AL AIRE LIBRE siempre y cuando sea posible. Sino, dejarla en una cuneta lo más cerca posible del mar.

- MANTENER ALEJADA DE CUALQUIER PRODUCTO INFLAMABLE, que con el fuego que tiene dentro puede explotar y echar a volar.

- ¡ATENCIÓN! NO DAR MUESTRAS DE CARIÑO si no la vas a volver a ver más, porque luego el hueco que queda dentro es tan inmenso que abarca una distancia de años luz, y no hay tanto espacio en un cuerpo de 161x41cm.

- Hecha en (inserte aquí su nacionalidad)